El juez Edison Otero sobreseyó hoy a los 44 policías imputados por la fiscalía por la muerte de dos personas durante el violento desalojo del Parque Indoamericano del barrio porteño de Villa Soldati, el 7 de diciembre del 2010. Se trata de 33 efectivos de la fuerza Metropolitana y 11 de la Federal.

El magistrado, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N 9, eximió también de toda responsabilidad a su colega porteña María Cristina Nazar, quien ordenó el desalojo, y sostuvo que "la presente causa no afecta el buen nombre y honor del que gozaran" todos los beneficiados por su medida.

En su resolución el juez descalificó la investigación del hecho producida por la fiscalía a cargo de Sandro Abraldes, y aludió a su "incapacidad para dar con los autores materiales" de las muertes y de producir una "acusación genérica".

Entre los sobreseídos figuran los comisarios federales Roberto Agustín Palavecino, Hugo Ernesto Lompizano, Juan Antonio Quintero y Emilio Ramón Miragaya.

Entre los efectivos de la Metropolitana, en tanto, se encuentran el comisario mayor Ricardo Ferron, el inspector Diego Castillo, subinspectores Mario Barrionuevo, Hugo Sánchez, Rubén Boonstra, Claudio Maeso y Víctor Germán Petraitis; y decenas de oficiales participantes del operativo desplegado bajo el paraguas de la orden de la jueza Nazar.

En el desalojo murieron baleados Rossemary Chura Puña y Bernardo Salgueiro, de nacionalidades boliviana y paraguaya respectivamente, mientras que seis personas fueron heridas también por efecto de los disparos.

Por la responsabilidad conjunta en la represión, Abraldes había apartado a la Federal de la investigación y pedido el auxilio de la Gendarmería para las pericias balísticas.

En su fallo, Otero encomendó a "personal de la Prefectura Naval Argentina la individualización de los autores del hecho aquí investigado", y prometió "impartirle las directivas específicas que el caso amerita".

"Se ha desperdiciado una oportunidad de gran valor para dar respuesta a quienes han resultado damnificados en este suceso, a los familiares de las víctimas fatales y a la sociedad en general", dijo Otero en su fallo centrado en descalificar la actividad fiscal.

Las conclusiones a las que arribó, "terminan conformando, a modo de justificación por la propia incapacidad de dar con los autores materiales, una imputación cuasi genérica dirigida hacia todos quienes se hallaran comprendidos en sectores distintos de quienes intentaron ocupar el predio denominado Parque Indoamericano".

"La ecuación ha sido tan simple como efectista: los proyectiles debieron provenir del grupo de funcionarios que pretendían cumplimentar la orden judicial de desalojo sobre el predio y la responsabilidad debiera extenderse a todos quienes participaron en la gestación de aquella orden", endílgó Otero al fiscal.

Además de Salgueiro y Chura Puña, abatidos en extremos enfrentados del predio que las policías desalojaron, en la represión fueron heridos también a Wilson Ramón Fernández Pietro, Emanuel Maximiliano Ríos, José Ronald Meruvia Guzmán, Miguel Angel Monotoya, John Alejandro Duré Mora y Juan Segundo Aráoz.

Otra de las causas abiertas a raíz del desalojo fue contra el presunto barra de Huracán, Julio Capella, quien apareció en las filmaciones de los canales disparando un revólver contra los ocupantes del Parque, pero Otero se negó a imputarlo y pidió en cambio que el caso pasara a la justicia federal declarándose "incompetente".